http://lifescienceslab.com/

Tendencias de investigación, diagnóstico y control de laboratorio

 
 
 
 
Pagina principal › Artículos y Entrevistas Online › Entrevistas

Lo que hacemos es poner la inversión en biotecnología al alcance de todo el mundo

Daniel Oliver, CEO de Capital Cell

Su empresa está a punto de cumplir cuatro años y ya se ha convertido en un referente de la inversión en biotech. Pero lo más importante para Capital Cell no son solo sus cifras, también lo son los resultados y el crecimiento de las empresas biotech que confían en esta plataforma para financiarse y llevar a cabo sus investigaciones. ¿Cómo? A través de procesos de crowdfunding y crowdsourcing que ya han ayudado a más de 25 startups de un sector, el biotecnológico, que puede marcar la pauta en los próximos años. Para conocer más sobre el funcionamiento y la buena marcha de Capital Cell, hablamos con Daniel Oliver, su CEO y fundador.

 

Dices que financiar una pequeña startup del sector biotech es especialmente complicado porque tienen sus peculiaridades. ¿Cuáles son?

Hay bastante gente que sabe invertir en startups, aunque obviamente hacerlo tiene sus peculiaridades, asegurarse de que tienen un plan interesante… Hay que entender que las startups, por definición, están haciendo cosas que no son típicas, son innovadoras, y una capacidad de decisión y análisis sí que es necesaria, pero creo que mucha gente la tiene. En cambio, el conocimiento combinado de cómo invertir en startups y de comprender las particularidades de una empresa biotecnológica, sí que es más raro, porque al final las empresas que están en el sector salud tienen un mercado altamente regulado y muy peculiar.

Si yo te digo que voy a montar una empresa que vende gafas de sol, el proceso de venta, el mercado, se conoce por cultura general. Pero si te digo que estoy haciendo un panel de diagnóstico poblacional para cribar el cáncer de mama, ahí ya no es el mismo esquema. Es bastante poco intuitivo, entonces es necesario tener un conocimiento muy específico y muy particular de ese mercado. Y después, también tiene un componente tecnológico muy grande; con lo cual, entender si la tecnología que se está  desarrollando no es anticuada o es adecuada y viable, también es muy importante.

Ese conocimiento específico del mercado y el sector, combinado con la capacidad para entender la tecnología, sí es bastante más complejo que entender si una startup tiene un equipo bien compenetrado, por poner un ejemplo.

Además, tampoco ayudan la regulación y el hecho de que no son empresas que suelan dar beneficio en el corto plazo...

Efectivamente, es un tipo de proyecto que tiene una manera extraña de comportarse a nivel financiero. Los proyectos tecnológicos, para que consigan dar dinero, en general necesitan conseguir mucho capital antes. Es decir, si alguien está desarrollando una tecnología muy complicada va a necesitar mucho dinero para conseguir que funcione. Y hasta ese momento no va a vender ni facturar nada.

Son empresas un poco ‘bizarras’ desde el punto de vista contable. Por eso, cuando le damos a algún financiero tradicional la contabilidad de una de estas empresas para que la analice, se lleva las manos a la cabeza. Hay que entender que son empresas que cuando están desarrollando, por ejemplo, una nueva terapia génica, tranquilamente se pueden haber ‘comido’ decenas de millones de euros antes de tener cualquier tipo de producto que se pueda vender.

Además, estos procesos de desarrollo son muy largos y la regulación hace que sean más largos todavía. Un fármaco por ejemplo tiene que pasar por varios ensayos clínicos cuya duración, un poco por requisitos médicos, puede ser de dos años… Y a lo mejor tienes que hacer esos ensayos dos o tres veces. Con lo cual, tienes muchos años hasta que el producto valga dinero, en los que no vas a volver a ver inversión.

Pero hay alternativas de la mano de plataformas como Capital Cell. ¿En qué consiste exactamente tu empresa y cómo surgió la idea de crearla?

Ya hay gente desarrollando esto en el mercado, no es que seamos los primeros. Lo que hacemos es poner la inversión en biotecnología al alcance de todo el mundo, básicamente de dos maneras. La primera es que hacemos que el proceso de inversión sea muy sencillo y muy barato. Tú puedes acceder a las inversiones de Capital Cell, en ocasiones desde 100 euros. Cada empresa tiene su mínimo, pero  nunca es de más de 1.000 euros. Con lo cual, con muy poco dinero ya puedes invertir, sobre todo comparando con la gente que hace un poco lo mismo que nosotros, como los fondos de inversión especializados, que generalmente no aceptan inversores que tengan menos de 500.000.

Además, nosotros hacemos el análisis experto, nos encargamos de hacer todos los análisis documentales para asegurar que la empresa no tiene deudas ocultas, los dueños son quienes dicen ser, etc. Ponemos todo eso al servicio del inversor, de manera que no necesitas ser un gran experto, porque nosotros ponemos ese ‘expertise’ a su servicio, gratis. Todo lo que publicamos en la plataforma ha tenido un proceso de análisis de unos seis meses que está disponible para cualquiera que piense en invertir.

Son métodos menos tradicionales, como el crowdfunding. ¿Están funcionando bien esto en el sector biotech?

Está funcionando súper bien, sobre todo en cuanto a rondas financiadas. Y eso es curioso ya que esto empezó porque nos parecía que era interesante de hacer, no porque pensáramos que tendría un éxito espectacular. Somos una de las empresas líderes en España en inversión biotecnológica, no en cuanto a cantidad de dinero invertido porque entramos en rondas de empresas en fases muy iniciales que no son de un grandísimo volumen, sino en número de rondas; con la que estamos cerrando ahora, serán 28. Eso ha sido en tres años y medio, por lo que hemos conseguido financiar más empresas biotech que nadie en España. Y eso está muy bien a nivel de negocio nuestro, pero también a nivel de ecosistema. Estamos teniendo un impacto súper positivo, porque no solo estamos consiguiendo que las empresas tengan dinero, sino porque además estamos rompiendo un cierto ‘statu quo’ de financiación por el cual había muy pocos inversores en nuestro sector en España.

Es un sector muy grande, en el que se ha calculado que en los próximos años le van a faltar 5.000 millones de euros en inversión y una de las cosas muy buenas que hemos hecho es abrir el abanico de inversión para los emprendedores. Este impacto ya se está notando y a largo plazo es realmente muy bueno. Cada vez más empresas están prefiriendo financiarse de esta manera a otros medios tradicionales de financiación que, sinceramente, creo que se habían vuelto poco competitivos.

Y también impulsáis procesos de crowdsourcing para que estas startups puedan llevar a cabo sus investigaciones…

Estamos ayudando a las empresas a mejorar sus estructuras y a optimizar sus planes de negocio.

Esto lo hacemos a través de crowdsourcing. Todas las empresas que llegan a Capital Cell, pasan a través de una red de unos 1.200 expertos, todos ellos con un nivel alto en investigación o en desarrollo de negocio, en patentes… o en cualquiera de las áreas que son importantes para desarrollar un negocio y ellos son los que nos dan sus opiniones. Con lo cual no sólo estamos aprobando empresas para inversión, sino que también estamos pudiendo darles un feedback de qué es lo que deberían hacer para asegurarse de que la empresa tiene opciones de éxito.

Este es un tipo de actividad que vamos a intentar llevar un poco más allá y convertirlo en algo relativamente parecido a una consultoría. Pero de momento lo estamos utilizando para identificar los mejores proyectos.

¿Cuál crees que es la clave del éxito de estos métodos alternativos al inversor tradicional?

El éxito de los métodos alternativos se basa en las inadecuaciones del sistema existente. Tampoco es ‘descubrir la sopa de ajo’ decir que la financiación de la innovación en España es inadecuada, siempre lo ha sido. Y el hecho de que seamos uno de los países líderes en ciencia y uno de los países con más empresas científicas en Europa, creo que así lo demuestra.

Estaba más que claro que la financiación de las empresas científicas innovadoras de España tenía un déficit y ahí lo que hacemos nosotros ha encontrado un poco de terreno. Yo creo que casi cualquiera que viniera con una propuesta válida, sólida, profesional y orientada, tendría éxito dada la coyuntura general.

La inversión en tecnología tradicionalmente estaba reservada para la gente capaz de entenderla. Los sectores especializados requieren conocimientos especializados, y al haber poca gente con estos conocimientos, son muy pocos los que se atreven a poner dinero en ellos. Y esto no se ha arreglado a nivel institucional ni a nivel sistémico en España, sino que se ha dejado a la iniciativa privada. Hay muchísimo dinero público en nuestro país para invertir en investigación, pero donde flaqueamos es en que España no es un país de inversión a riesgo.

Creo que estamos aportando algo que genera más apetito por arriesgarse a invertir en tecnología, lo hacemos más fácil y asequible, aumentamos la cantidad de gente que puede acceder a esto… No sé hasta dónde crecerá, pero siempre va a tener un espacio. No creo que desplacemos al inversor tradicional, pero vamos a complementar y mejorar la inversión, sobre todo en las fases iniciales en las que el riesgo es mayor. Ahí sí que lo que estamos haciendo nosotros se va a abrir un hueco.

¿Entonces se puede decir que el empresario científico en España no sólo es capaz de hacer buena ciencia sino también de emprender?

Al final, los ecosistemas innovadores lo que necesitan es gente que sepa lo que está haciendo. El emprendimiento científico en España tiene diez años. Nuestro país está en situación de ser uno de los líderes a nivel mundial en emprendimiento científico porque tenemos la base, que es muy buena ciencia: buenos parques científicos, buenos científicos, muchísima producción, muchos descubrimientos básicos… Y el día que esta bola de nieve de gente experimentada que invierte y emprende se vaya haciendo más grande, puede ser uno de los motores de la economía.

Artículos sobre entrevistas | 15 de marzo de 2019

Próximos eventos

 

Últimas entrevistas

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información
 lifescienceslab.com - Tendencias de investigación, diagnóstico y control de laboratorio.

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional