http://lifescienceslab.com/

Tendencias de investigación, diagnóstico y control de laboratorio

 
 
 
Actualidad

Última edición

 
Pagina principal › Noticias › Analítica

Los laboratorios clínicos españoles afrontan una rápida transformación para enfrentarse al COVID-19

La actual pandemia del nuevo coronavirus SARS2-CoV constituye una urgencia de salud pública de importancia internacional. Los profesionales de la medicina de laboratorio no han sido ajenos a todo lo que está ocurriendo en hospitales y centros sanitarios y, además de vivir la situación con gran preocupación y responsabilidad, han sido, desde el primer momento, una piedra angular en la correcta organización de la asistencia.

Desde el diagnóstico de la infección mediante la detección del virus en muestras de vías respiratorias hasta las pruebas necesarias para el correcto seguimiento, pronóstico y ayuda en la toma de decisiones terapéuticas o la detección del estado de inmunización de los pacientes, el laboratorio clínico está siendo una pieza clave en el complicado puzzle de esta nueva situación. Si habitualmente la proporción de decisiones clínicas que están basadas en información procedente del laboratorio clínico es de dos tercios, el porcentaje se eleva por encima de esa cifra en el caso de los pacientes con COVID-19, según explica Antonio Buño, jefe del Servicio de Análisis Clínicos del Hospital La Paz y vicepresidente de la SEQCML.

“La situación ha puesto a prueba la resiliencia de los profesionales del laboratorio clínico, su capacidad de adaptarse rápidamente a las nuevas demandas y circunstancias. Hemos tenido que reestructurar nuestros espacios, nuestras plantillas, nuestros recursos y nuestra actividad, todo ello en un corto espacio de tiempo”, explica el doctor Buño, quien añade que todo esto se ha vivido en un contexto en el que los laboratorios han sufrido “una merma paulatina de sus recursos humanos y materiales” a lo largo de las últimas décadas.

Pese a esto y a la consecuente concentración de laboratorios (menos laboratorios tienen que hacer frente a un mayor número de pruebas), el doctor considera que la medicina de laboratorio “ha estado a la altura de las circunstancias”, fundamentalmente “por la capacidad de adaptación tan rápida y la flexibilidad que han tenido sus profesionales”. Entre las razones de la “resiliencia” de los laboratorios españoles pese a la complejidad de la situación actual, el experto destaca el aprendizaje obtenido en situaciones previas que, aunque a una menor escala, compartían elementos comunes con la presente crisis.

“En este siglo ya hemos asistido a distintos brotes o pandemias de enfermedades causadas por virus que han supuesto un importante reto a nivel mundial, como ocurrió con el SARS en el año 2002; la gripe A (H1N1) en 2009, el MERS en 2012 o los recientes brotes por el virus del Ébola o virus del Zika en 2014. En alguna medida, estos brotes nos han ido preparando y en algunos hospitales motivaron la protocolización de la atención a pacientes con enfermedades de alta letalidad que en cierto modo ha sido aprovechado ahora en esta pandemia”, indica Buño.

 

Mayor carga de trabajo

En relación con la situación actual, son las áreas de laboratorio relacionadas con la urgencia médica las que han visto aumentada la carga de trabajo de manera más notable, según explica Álvaro González, jefe de Servicio de Bioquímica Clínica de la Clínica Universidad de Navarra y miembro de la junta directiva de la SEQCML. “Entre algunos ejemplos podemos mencionar la necesidad de poner a punto nuevas pruebas diagnósticas, como la ferritina en áreas de urgencias o la interleucina 6 para la correcta indicación del tratamiento”, señala.

González indica también que los profesionales de los laboratorios clínicos han tenido que aprender a interpretar los resultados de ciertas magnitudes en un nuevo contexto clínico como las pruebas de coagulación, con especial mención al d-dímero, o a elaborar perfiles que ayuden a estratificar a los pacientes explorando biomarcadores de función hepática, lesión miocárdica, inflamación o infección, entre otros. “Tampoco hemos de olvidar el papel fundamental que ha jugado el point-of-care-testing, en especial los analizadores de gasometría en los lugares de atención a los pacientes, tan necesarios en enfermos con patologías respiratorias”, añade el doctor González.

 

Aprendizaje de cara al futuro

Respecto a las lecciones que, de cara al futuro, pueden extraerse de la situación actual, Antonio Buño no quiere hacer predicciones, aunque sí matiza que si en lo que va de siglo llevamos ya varios brotes epidémicos, algunos por virus muy semejantes al actual, “parece razonable pensar que habrá más”.

“Lo que sí que tenemos es la obligación moral de aprender de nuestros errores, que seguro los habrá habido, tanto a nivel de organizaciones internacionales, país, hospital o servicio, como a nivel personal”, considera el vicepresidente de la SEQCML, quien apunta que los profesionales de los laboratorios deben saber reflexionar “para ver lo que hicimos bien y en qué áreas pudimos haberlo hecho mejor”.

 

Retos afrontados por el laboratorio clínico ante el COVID-19

Antonio Buño destaca que el laboratorio clínico ha sabido responder con gran celeridad a los desafíos que ha impuesto la pandemia de COVID-19 sobre su funcionamiento. Entre otros aspectos que el doctor ha destacado por haber sido asumidos en pocas semanas destacan los siguientes:

  • Revisar los protocolos de seguridad con el adecuado uso de los equipos de protección individual y adaptarlos a las circunstancias del laboratorio, con objeto de preservar la seguridad de los profesionales que trabajan en los laboratorios clínicos, con especial atención a los técnicos de laboratorio.
  • Adecuar la organización de los servicios al cambio de actividad. Por un lado, una parte importante de la actividad habitual desapareció por la baja demanda de las necesidades médicas que no fueran COVID-19, mientras que por otro lado apareció una creciente demanda para atender a los pacientes de COVID-19. Ello ha obligado a reajustar circuitos, protocolos y plantillas.
  • Compaginar esta reorganización con la ayuda profesional y logística a otras ubicaciones del hospital para múltiples tareas, entre las que destaca la organización del laboratorio clínico de los hospitales de campaña.
  • Poner en marcha nuevas pruebas como la detección por PCR del virus en muestras respiratorias, medición de citocinas como la IL-6 o readaptar las carteras de servicios en los laboratorios de urgencias para medir magnitudes que ofrezcan valor en la toma de decisiones clínicas en los pacientes con COVID-19.

Formación en la correcta interpretación de resultados. Sigue habiendo una auténtica explosión de publicaciones donde es importante seleccionar las más relevantes.

Noticias sobre analítica | Publicada por Guillermo Rodríguez | 24 de abril de 2020 | 187

Próximos eventos

 

Últimas entrevistas

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información
 lifescienceslab.com - Tendencias de investigación, diagnóstico y control de laboratorio.

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional